Regresar

El Corredor Interoceánico se posiciona como la mejor alternativa frente a los conflictos en África y Centro América. 

Soporte
Soporte
México, en constante crecimiento gracias a la inversión en infraestructura, se destaca con el mega proyecto del Corredor Interoceánico, una alternativa estratégica que revivirá la economía local y fortalecerá la logística internacional.

México ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años gracias a la inversión que se ha hecho en proyectos de infraestructura a lo largo y ancho del país. Si pensamos en todo lo que en este año ha sucedido, pudiéramos hacer un resumen interesante contando rehabilitación de instalaciones, implementación de proyectos y crecimiento económico. Tanto la inversión pública como la privada y extranjera han marcado el 2023 como uno de los más importantes y en 2024 la culminación de varios proyectos importantes tendrán un impacto positivo para la logística. A continuación te platicamos sobre el  mega proyecto del Corredor Interoceánico que se posiciona como la alternativa al Canal de Panamá y al de Suez. 

Comencemos por recordar que esta obra no es del todo nueva. Parte de la infraestructura que se usará para este corredor, específicamente las vías férreas,  fueron  inauguradas  hace 116 años, en 1907 por el presidente en turno, Porfirio Díaz. Este importante proyecto movilizaba alrededor de 60 trenes desde el Golfo de México hacia el Pacífico fundando las ciudades de Coatzacoalcos en Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca que actualmente son conocidas por ser zonas industriales, pero que no han experimentado un desarrollo importante desde entonces. 

La intención de reactivar esta ruta donde trenes de pasajeros y de carga podrán hacer un recorrido por el Istmo de Tehuantepec, está respaldada por el interés de más de 90 empresas que buscan invertir en el desarrollo de este corredor que ya ha iniciado operaciones en el primer tramo Salina Cruz- Coatzacoalcos, y que funcionará a su máxima capacidad en junio de 2024 uniéndose con otros grandes proyectos como el Tren Maya. Se estima que cuando el Corredor opere al cien por ciento, los beneficios serán de gran impacto, ya que desde 1914, con la inauguración del Canal de Panamá, esta ruta  quedó en el pasado. En la actualidad, después del cese de actividades en el último trimestre de 2023 del Canal de Panamá, consecuencia de un movimiento social en el país sudamericano aunado a la sequía que según expertos será un factor a considerar derivado del cambio climático, ha sido evidente que el continente necesita más opciones que faciliten y sobre todo, que no detengan las actividades logísticas que conectan no solo a Centro y Sudamérica, sino el comercio asiático y norteamericano; ambos ya contemplados como posibles inversionistas en el que se perfila a ser el proyecto más importante para la economía de una zona del país que ha sido relegada por décadas. 

También sabemos que el conflicto en medio oriente ha desatado una serie de acciones por parte de la comunidad árabe contra naves con destino a Israel en el canal de Suez, creando un ambiente hostil que pone en peligro a tripulaciones y carga que usen esta ruta. Frente a esta problemática, la disponibilidad de otras vías que conectan Asia con Europa son indispensables. 

Mucho se habló este año sobre el nearshoring, incluso en el C12 Bajío 2023 fue el vértice sobre el que nuestro evento se organizó trayendo a más de 300 líderes logísticos y de movilidad de la región; pues al ser una zona de alto valor estratégico por su localización geopolítica, en 2023 tuvo todo el protagonismo con la llegada de múltiples industrias a México. La zona norte es ya conocida por haber experimentado este gran movimiento antes incluso que el Bajío, por lo que la comunidad tiene más experiencia con la re-localización proveniente de Asia y Norteamérica. 

Ahora, los ojos están puestos en el Corredor Interoceánico. Abrir esta nueva ruta que conecta el sureste por medio de ferrocarriles puede sonar un poco anticuado para muchos, pero lo cierto es que no es una opción a descartar para la logística internacional y la economía local, ya que también funcionará junto al sistema carretero nacional y a los puertos ya creados en Coatzacoalcos y Salina Cruz. 

 Se estima que con la inauguración de este Corredor , junto al Tren Maya, la urbanización en el Istmo sea más fácil de llevarse a cabo, pues al existir un movimiento constante de pasajeros y carga, la infraestructura de los estados involucrados tendrá que crecer a la par del Corredor. Se sabe que el Istmo ha sido relegado por mucho tiempo y que a comparación de Guanajuato o Nuevo León, las condiciones necesarias para enfrentar un movimiento como el nearshoring son casi inexistentes. Sin embargo, la gran apuesta es revivir al Corredor Interoceánico y atraer inversiones que permitan el crecimiento económico de Oaxaca, Chiapas, Veracruz, conectándose a través de los Polos de Desarrollo con Asia, Norteamérica, Europa y América del Sur.